Amigos de este Blog

lunes, 24 de octubre de 2011

La canción de un niño grande


Esto no es una canción de hadas,
ni la fuerza de la luz de un sol
cuando rompe sobre la mañana.

No es esa balada que esperabas
cuando nos acurrucábamos
en aquellas sábanas,
nuestro horizonte se perdía
hacia  un mundo desconocido...

Vuelve ahora el silencio.

Esto es solo
la canción de un niño grande
que volvió desde el olvido
para saberte cerca.

La brisa constante, fresca,
que aún,  inunda el corazón afligido.

Cántame de nuevo aquella canción de amor,
solo así, podré dormir...

Lo demás
será solo un perdido y lejano vuelo de palomas.

Oh, isla de alas  rosadas, dulcemente plegadas.


Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

M.Flores dijo...

Hermoso y muy emotivo. Nostalgia y lágrimas, al menos yo casi he llorado pues será el otoño pero tengo las emociones a flor de piel y tu me pusiste la piel de gallina.
"Lo demás será solo un perdido y lejano vuelo de palomas" Perfecto, simplemente perfecto.
Abrazos desde Granada.

MiLaGroS dijo...

Muy bello . Abrazos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches Carlos.
Nana hermosa para un niño grande.
Deseo que estés mucho mejor.
Un abrazo desde valencia
Dulces sueños, Montserrat

Teyalmendras dijo...

Me pareció cercana tu canción de niño grande, todos tenemos una... retumba en nuestras cabezas cuando menos la esperamos.

Saludos almendrados ;)

Lapislazuli dijo...

Hermoso pedido de nana. Espero que la recibas. Un abrazo

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, es un placer recibirlos de vuestra parte, un abrazo.

Heuristica dijo...

Seguir siendo niño solo para volver y saberse cerca¡¡¡ TRISTE PERO GRANDE¡¡¡

mientrasleo dijo...

Precioso poema, volveré para seguir conociendo al niño grande.
Un saludo

josep dijo...

Precioso y emotivo poema amigo Carlos, Yo que vivo lejos de mi tierra y de mi familia no sabes como recuerdo el regazo tierno, la nana al dormir o como una herida sanaba con un solo beso. Que triste cuando no está quien te mecía en sus brazos, pero que hermoso recordar que la has tenido.
Felicidades por tu trabajo amigo.
Un fuerte abrazo.

PiliMªPILAR dijo...

¡Delicioso poema, Carlos, y me quedaría con el verso
"Oh, isla de alas rosadas, dulcemente plegadas"
¿Qué más añadir a esa isla, suspendida en encanto?
Nada. No le hace falta nada.
Un abrazo