Amigos de este Blog

jueves, 6 de noviembre de 2008

VOCES, VOCES, VOCES.

Oigo voces.
Oigo voces de esquina.
Preguntas sin respuesta.
Siento que me rodean
y por mis entrañas,
corren lobos de desidia.
Hay palabras
llenas de presagios,
círculos amoratados de rabia
y mil imágenes exiliadas.
Negro color sangre.
Negro olor sal.
Futuro partido en dos
a golpe de ola y muerte.
Han vuelto los días del diluvio
y flotan sobre las aguas amargas.
Oigo voces, voces,
sin saber que idioma hablan.

Carlos Gargallo (c) de "Días extraviados"

3 comentarios:

M. Jose dijo...

Quizás la respuesta a esas preguntas y a esas voces seamos nosotros mismos.
Mil besicos
MJ

el piano huérfano dijo...

y a las voces yo pongo mis lagriams

Pedro dijo...

Voces del alma, quizás?
Nunca callan, y son difíciles de entender. Hay que prestar mucha atención.
Un saludo.