Amigos de este Blog

lunes, 8 de diciembre de 2008

El deseo de la lluvia

Me he quedado pensando
que puedo soñar con los ojos abiertos
y, cuando los cierro,
sueño que voy despierto.
Camino bajo la lluvia
mientras las gentes corren
a guarnecerse, y no comprendo
porqué lo hacen,
tanto desear que llueva,
tanto rogar al cielo
para que venga a esta tierra
este maná de vida,
de fertilidad y siembra.
Yo voy a sentarme en un banco,
quiero empaparme,
creer que quiero,
queriendo.

La gente mientras,
sigue corriendo.

Carlos Gargallo (c)

6 comentarios:

Inés dijo...

Yo también me siento a tu lado, a empaparme queriendo.

...Carlos echo de menos tus palabras y visitas

un beso para ti,

Inés dijo...

Yo también me siento a tu lado, a empaparme queriendo.

...Carlos echo de menos tus palabras y visitas

un beso para ti,

Shanty dijo...

Me gusta que le pongas un tono contradictorio. ¿No somos así?
Besos,
Shanty

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Hermosa manera de soñar y darse cuenta que lo que nos da la vida e imploramos para tenerlo luego le tememos. Es tan rico mojarse y sentir la vida correr en el cuerpo.

Saludos
y disculpe por mi intromisión sin invitación, pero es grato conocer el pensamiento de quienes formamos parte de la tierra misma

Marinel dijo...

Y que la lluvia se deslice por nuestros ropajes hasta llegar a esa otra vestimenta corporal y hacerla renacer cual flor sedienta y agradecida...
Otro más y tan bonito como el anterior.
Volveré,con tu permiso, por supuesto.
Un beso.

Patricia dijo...

Siiii me encanta la lluvia, me encanta, la disfruto plenamente. Este me gusta tanto que quisiera guardarlo en mis favoritos, de veras, puedo?
besos,