Amigos de este Blog

lunes, 15 de diciembre de 2008

No se puede vivir dos veces

La mujer que respiró junto a mí
refugió su desnudez
en la cercanía de mi cuerpo
y fue todo un reino
inflamado de vigilia.

Entonces temíamos por el futuro,
algo que queríamos tener siempre
y que podía romperse
con un trueno
en el cristal de nuestro espejo.
Eras juegos
maravillosamente extraños
sin ley ni concierto.

Ardíamos cada minuto
en la búsqueda del regocijo.
Noches de éxtasis en sus hogueras
como dulces emisarios de amor
sobre el corazón tendido hacia poniente,
cual pájaros que tiemblan en el mismo nido,
así en el profundo tacto de dos cuerpos
ateridos en un torbellino de sábana.

Confuso universo este
de cambiantes signos.

Carlos Gargallo (c)

6 comentarios:

Adrisol dijo...

hola poeta!!!!!!

hermoso poema de amor y pasión, me encantó como todo lo que escribes........para terminar un domingo caluroso, aquí en mi tierra!!!!!!!
un abrazo

Noray dijo...

Bello poema.
"Entonces temíamos por el futuro,
algo que queríamos tener siempre
y que podía romperse
con un trueno
en el cristal de nuestro espejo"

¡Qué cierto!
El futuro siempre se nos puede romper.

Un saludo

Fermín Gámez dijo...

"Un reino inflamado de vigilia"
Destaco esa visión de manera primordial.

Gracias, Carlos, por haber recogido el abrazo que te tendí después de conocer gratamente la poesía que creas en tu blog.

Estoy seguro de que nos vamos a ver más de una vez por estos recovecos de la red.

Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Es el descubrimiento gozoso del amor-pasión este poema tuyo. Es la síntesis carnal de ese cantar de los cantares que toda pareja de enamorados protagoniza en los albores de su carnalidad, pujante e inexperta. Es quizás la inexperiencia, sinónimo de estreno, la que dota al hallazgo de su magia. Las hogueras arden con más intensidad cuando la leña es más abundante.
El amor es otro intento de explicarse el mundo, de encontrar salida al laberinto de caos y dolor. Es refugiarse en el otro cuerpo para hacerse más fuerte ante la desdicha y más dichoso ante la felicidad.
Buen poema para ser paladeado en todo su contenido.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

"La mujer que respiró junto a mí
refugió su desnudez
en la cercanía de mi cuerpo
y fue todo un reino
inflamado de vigilia.

...así en el profundo tacto de dos cuerpos..."

Me quedo con esto mágico de poesía, toda es hermosa pero esta parte me llena

Alguien me dijo que "el maestro benedetti" dice que la mejor memoria es la memoria tactil.

Refiriéndose a un escrito mió que titulé "ya no reconozco tus manos"
Parece ser que la memoria táctil almacena todas las experiencias del amor.
Saludos

Patricia dijo...

Suspire!! te confieso que tus versos en este post son el regalo mas dulce a los que te seguimos...
son palabras que acarician como el tacto....
besos,