Amigos de este Blog

martes, 9 de diciembre de 2008

Todos los mensajeros

No me veréis ya
preparando el equipaje
como cuando, años atrás,
estaba dispuesto a embarcar
rumbo a mi Ítaca.
Ha llegado la densa sombra
por estos arrabales de los años
-suerte de cada uno en el destino-.
Entre las flores
me quedo, quiero sentarme
y junto a ellas, llorar
por cada uno de los mensajeros
que partieron como yo,
quedando varados
en el tiempo y espacio.
Ausentes, ausentes son;
diría mejor, palomas cansadas
sobre epitafios.
Más, aquella isla
se grabó en la retina
de quien ahora se despide,
para no morir en días
desesperadamente olvidados.


Carlos Gargallo (c)

2 comentarios:

Adrisol dijo...

me parece bien que te asientes en un lugar a admirar lo que ya tienes,y no andar buscando lo que te falta...........
un abrazo a la distancia.........poeta Carlos Gargallo

Patricia dijo...

Bellisimo!
Es por esos momentos de llanto junto a tus flores que nacen sentimientos y emociones que nos hacen sentir que estamos vivos.
Cada verso denota mucho sentimiento, cada palabra!
me encanto!
un beso,