Amigos de este Blog

sábado, 28 de febrero de 2009

Ciclo vital

Entonces, cuando la mano se separa de la mano
y se va perdiendo el calor mutuo,
el beso mutuo, la mirada encontrada
empieza a desviarse hacia otro lado,
casi siempre hacia el suelo
y el suelo, tiene sucio los zapatos
o no tiene zapatos ni suela
y nota el frío la piel,
porque el frío es así, cobarde,
bestial, humanamente inhumano.
Decía que el helor
sube por las pantorrillas, las rodillas,
los muslos e ingles hasta el sexo,
pero como eso ya hace tiempo no existe,
sigue, llega al estomado, llega a su hueco,
persigue el frío hasta el pecho
y los pezones son roca, no de amor
sino de hielo que sigue y sigue
llegando a los brazos,
bajando a las manos
que anhelan las otras manos
que eran el calor, su calor,
lo que un día, tiempo atrás,
rompió el hielo.

Carlos Gargallo (c)

3 comentarios:

Luna dijo...

No soy escritora, solo lectora ávida y aunque mi opinión no es experta ni concede premios, quisiera decirle que me ha impresionado su poema, ha sabido escoger las palabras para hacer sentir la misma sensación de frío.

Un saludo, me alegro de haber recalado por aquí.

roxana dijo...

Muy bueno. Muy entido! me llegò!
Un abrazo
Buen fin de semana
!

MiLaGroS dijo...

Muy bonito. El frio de la soledad es el peor de todos. Un abrazo. milagros