Amigos de este Blog

lunes, 23 de febrero de 2009

La niña de los ojos verdes

A veces te sientes triste
porque la luna no sonríe
y el mar no termina
de hacerse espejo,
la noche
te humedece las pupilas,
el día no trae aquella fragancia
que deseas y cautiva;
te empeñas en encerrarte
en esa torre de silencio
y el silencio se lleva los sueños
agotando toda esperanza.
Niña de los ojos verdes,
de madreselvas siempre vivas
no dejes que tus ascuas encendidas
se apaguen con la desdicha.
Deja ya el manto de espinas,
lava tu cara con el rocío,
que ya está bien de ese frío
en perpetua agonía.

Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

Gabriel dijo...

Exquisita imagen que me remonta hacia paisajes de selva virgen... Porqué no? Exitos!!!

estoy_viva dijo...

Que manera mas poetica de decir...deja atras el pasado vive el presente.
Muy bonito como siempre lo que escribes.
Con cariño
Mari

Chache dijo...

Profundo poema...
Querido amigo, hay amores que duran poco.
Un fuerte abrazo.

MiLaGroS dijo...

Muy bonito. Un saludo milagros

Inés dijo...

Hola Carlos,
y si no puedo con el frio?, y si hoy no puedo recuperar los sueños?
qué puedo hacer mi niño? si la luna no sonrie, si el mar no termina de hacerse espejo...
me gustó mucho el poema Carlos

muchos besos,

Abril dijo...

El poema es hermoso... me encanta "El sielencio lleva a los sueños"... Es precioso.

Gracias, llega en un momento especial para mí.

Abril

delaRosa dijo...

Precioso! Y especialmente sentido..

Un abrazo, poeta.

subiela dijo...

A veces esa sano esconderse en la torre de silencio que dices, lo que ocurre es que tomarlo por costumbre, deriva en un pozo sin fondo ni agua, que no sabes donde te lleva.

Enhorabuena

Laura Gómez Recas dijo...

Me gustó. ¿Has probado a metrificarlo? Rima asonante: a-b-a-b...
Parece que lo está pidiendo.
Laura

Marina-Emer dijo...

Que bonito poema "esa niña de ojos verdes" es curioso yo como soy rubia natural, ymis ojos son negros, siempre pensé en que con lentillas podía resolver el capricho pero...no lo hice nunca por si mis alumnas se hubieran reido al cambio, en fin palabras bellas en tu poesía.
un beso
Marina