Amigos de este Blog

viernes, 13 de marzo de 2009

Nana para un niño grande

Para poder estar esta noche pálida
mirando por mi ventana
he tenido que arrodillarme y rezar,
orar a las estrellas que me acompañan
silenciosas desde un abismo inmenso
rodeadas de distancia.
He resucitado de nuevo a mis padres
llorando hacia su foto, y me han sonreído,
juro que en su quietud de mirada fija
me han sonreído dulcemente
-con aquellos ojos de cariño que recuerdo-,
y todo se ha vuelto luz y suspiro,
cárdeno y amapola
como un campo inmenso de mariposas
de mil colores y aromas,
entonces, me he acurrucado
en mi sillón favorito,
y me he dormido.

Carlos Gargallo (c)

6 comentarios:

Inés dijo...

es tan maravilloso lo que escribes, que haces que sienta todas tus palabras.

qué ternura y cuánto amor tienes para dar.

muchos besos para ti Carlos,

Laura Gómez Recas dijo...

Carlos, una nana preciosa para el insomne adulto. Paz y regreso a la infancia.
Me ha gustado mucho.
Laura

galicia maravillas dijo...

Me ha encantado... yo también tengo sillón favorito :)
...feliz findesemana :)

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Tú si que reres maravillosa, gracias Inés.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias Laura, a veces se anhela, un beso.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Un sillón favorito es maravilloso, un beso galicia maravillas