Amigos de este Blog

martes, 31 de marzo de 2009

Turno de guardia

Hay en la puerta
un hombre que apoya
su espalda en la pared
mientras llora en silencio.

Una mujer y un niño de la mano
que no tiene escayola.

Un señor anciano
sentado en una silla de ruedas,
lleva chofer de bata blanca.

Alguien pide paso
mientras empuja una camilla
salida de la última ambulancia
que aún suena a emergencia.

Muchos fuman en la calle
junto a un enorme cenicero
lleno de piedrecillas y colillas.
Más allá, como sin de una isla
se tratara,
dos enfermeras también fuman
y hablan de cambiarse el turno festivo.

Hoy he estado en el hospital,
estuve a punto de quedarme,
menos mal que encontré a tiempo
el maldito pase de salida
que no sabía donde lo había puesto.

El hombre aquel
sigue llorando,
no me atreví a preguntarle
si necesitaba alguna cosa,
o que le pasaba,
preferí dejarlo con su dolor,
mientras yo regresaba con el mío
a mi casa.

El turno de día
acaba de terminar,
mañana, seguro,
otros nombres
y volver a empezar.

Carlos Gargallo (c)

9 comentarios:

Rocío dijo...

Hola Carlos te encontré en la red en un blog mio de reconocimientos que tengo.

Te invito a visitar mi blog de poesia, me encanta conocer gente en la red y he encontrado gente estupenda.

Veo que tu historia de premios es buena, en tu tierra hay buenos poetas. Estamos lejos, yo en Valladolid, pero en España al fin y al cabo.

http://mrociorc.blogspot.com/

Espero que nos sigamos.

Cordialmente

Rocío

Mariana dijo...

Buenas tardes Carlos: ...¡Qué profundo es el contenido de tus poemas!
Vendré aquí seguido...me parece maravilloso escribir como lo haces.
Gracias por visitar mi blog, es todo un privilegio contar con tu presencia.
Cariños desde Argentina: Mariana

Efigênia Coutinho dijo...

Carlos Gargallo
Belíssima poesia, um espaço rico em literatura e cultura, serei uma seguidora, com admiração,
Efigênia Coutinho

Líricas Tatuadas

En tu piel
grabé mis versos
odas al sueño,
inspiración,
tatuajes líricos
de suaves tonos,
en el pergamino
de la emoción.


Quisiera,
que en ti nunca
se apaguen
esos versos,
ungidos con el corazón,
que ellos te sigan
por la vida entera,
indelebles y puros
testimonios mudos
de una eterna canción.


Efigenia Coutinho 2002

Ana dijo...

Hola Carlos!
Que bueno dejarte ver y leer. Algo así se siente en el turno de guardia, gracias por decirlo, a veces se extravía el pase de salida...
Cariños

Ana dijo...

Hola Carlos:
Gracias por dejarte ver y leer. Así he sentido en el turno de guardia. A veces se extravía el pase de salida...
Cariños!

Manolo Jiménez dijo...

Te leo todos los poemas y me da "rabía" comentar pero este de hoy ha llegado al fondo. Eso es un hospital.

Saludos.
Manolo

Jesús Arroyo dijo...

Sentimientos desde tus ojos.
Abrazos.

Geni dijo...

Es hermoso escribir,todas esas vivencias que enriquecen nuestra vida,pero mas hermoso es hacerlo como lo haces muy lindo.
Un besito,hasta pronto.
Te seguire.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras, estoy contento de teneros cerca, un emocionado abrazo.