Amigos de este Blog

sábado, 25 de abril de 2009

De las cuerdas de la ropa, cuelgan poemas al viento

Para cuando todo esto haya acabado
y no nos quede ni un suspiro donde colgarnos
o una rama de donde subirnos a cantar
melodías de humildad y gozo.
Para cuando ya no estemos,
dejo mis poemas colgados
en las cuerdas de la ropa
oreándose al viento,
en las barandas de los balcones
y en las servilletas de los bares.
He decidido que a mi no me sirven
si tú ya no los lees.
Para cuando cambiaras de opinión,
alguien los habrá guardado
como todo lo que es gratis.

Carlos Gargallo (c)

12 comentarios:

§♫*€lisa*♫§ dijo...

me llevó tu poema a una canción de Silvio Rodríguez , la imagen de quedar colgados oreándose al viento..."como sábanas blancas después del amor...al final del viaje"

un gusto leerte
que pases un excelente fin de semana

MiLaGroS dijo...

Más de un corazón los guardará.
Un abrazo. milagros

Inés dijo...

mi poeta querido, mi poeta adorado, guardame las servilletas, descuelgame esos versos y poemas que yo los guardo.

muchos besos para ti,
Inés

Africa dijo...

Muy emotivo,como casi todo lo que escribes.Te sigo,poeta.
Saludos.

Mar Solana dijo...

¡Pues qué maravilla estar apoyada en una baranda de un balcón, leyendo uno de tus poemas y recibiendo la suave brisa primaveral en mi rostro!

Un placer,

Begoña dijo...

Me ha gustado mucho el título.
Me ha gustado mucho el poema.
Nunca se me habría ocurrido orear mis poemas en las cuerdas de la ropa pero es porque estás tú ahí para hacerlo. Yo me quedo para guardarlo si ese alguien que tu quieres que lo lea, no lo hace. Pero lo pago.

Erika Molina Prado dijo...

Maravillas a mis ojos...

Hoy habrá que perfumar la nariz al viento.

Me gusta, me gusta!

Rosa Cáceres dijo...

ES un poema verdaderamente genial. canta la belleza del verso, que se da gratis, como todo lo más valioso para el alma.
He recordado los famosos "Pliegos de cordel" de los mercados del Siglo de Oro. tendidos en la cuerda, romances, décimas y sonetos, para goce de compradores humildes, pero regios merced a su amor por la poesía, que enaltece y acrisola el espíritu.

Rosa Cáceres dijo...

Precioso poema. Lo he comentado antes y he comprobado que no aparece mi comentario. Así pues, me reitero en que me parece magnífico y evocador. Gratuita hermosura de los versos, ofrecidos con generosidad al viento, tendidos, como los famosos pliegos de cordel de los mercados barrocos. Poesía, que enaltece el espíritu.

ISABEL MIRALLES dijo...

Hola Carlos, me encanta el poema, es muy visual, te entra por los ojos... versos oreándose al viento (visual y muy poético)

Eso es lo que hacemos al publicar nuestros poemas en los blogs, páginas web, foros, etc... Esperando que alguién los recoja y los haga suyos.

Con tu permiso, me permito la licencia de subirlo a mi foro poético, dejando un link a tu blog.

Besos!

Emilio dijo...

Bonita imagen visual la que conforman tus versos de hoy.

Un saludo.

Kathy dijo...

Como es gratis...lo descuelgo y me los llevo, abrazos.