Amigos de este Blog

miércoles, 22 de abril de 2009

Este raro oficio de describirse

No quiero que vuelvas
si crees que todo ha cambiado
(aquí solo cambia el día hacia la noche
o viceversa, tan solo).
Para este raro oficio de describirse

de modo que todos crean
que leen un poema,
simulando así la propia existencia, solo
faltaría que llegaras y me dijeras:
He dejado de amarte.
Conozco cada uno de esos gestos
cargados de bulerías y faralaes
donde la pincelada
la pones tú
sabiéndote Sur por todas partes.
Solo sé que yo te sigo esperando.
Lo único que queda prendido
en este corazón abandonado.

Carlos Gargallo (c)

16 comentarios:

§♫*€lisa*♫§ dijo...

desde este Sur que me inunda y me califica ,digo que tu verso hoy destila cierta congoja y amor herido...
cambiar
todos cambian , nadie es indiferente a ello, absolutamente nadie.Y todo cambio conlleva crecimiento y el crecimiento duele, y si duele es porque nos ha enseñado que todo cambio es necesario.

un abracito de luz desde el fin del mundo

galicia maravillas dijo...

:) sí que es bonito! aunque un poco tiste :) ...ya sé que va sin erre :)
...diría que queda mucho más, mucho, prendido de ese corazón. Me encanta ese verbo: prender :)

Marisa dijo...

No quiero que vuelvas, pero te sigo esperando.
El corazón va por otros derroteros
de la razón.

Bonitas palabras pero cargadas de
añoranza.

Un saludo.

eli dijo...

Melancólico y hermoso poema-Un beso y un abrazo y mil felicitaciones a tu blog que es realmente hermoso.

febade dijo...

Hola Carlos
Bonito y triste poema que destila nostalgia perdida.
La esencia nunca cambia. Somos nosotros que, ignorantes, creemos conocerla.
Un saludo

febade dijo...

Hola Carlos
Bonito y triste poema que destila una nostalgia perdida.
La esencia nunca cambia. Somos nosotros que, ignorantes, creemos conocerla.
Un saludo

la chica de la Vespa roja dijo...

Es un gusto encontrarle y por tanto, que me haya descubierto.

Como todo escritor con trayectoria supongo conoce usted muy bien los comienzos. (lo perdida que puedo yo estar)

gracias

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, me llenan el corazón.
Mil abrazos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ayyy...las cosas del querer, dice una copla. Me gustan, sobretodo las clásicas cantadas por el llorado Carlos (como tú)Cano.
Gestos, olores, sabores, amores... del Sur, amo Andalucía y a los/as, amigos que allí tengo.
Amigo Carlos Gargallo, de corazón, bienvenido a mi blog. Te aliento a decir cómo lo ves, qué te interesa de él...ventana abierta.
!Salve! que los dioses te sean propícios.

Rosemildo Sales Furtado dijo...

É Carlos, a esperança é a última que morre, enquanto o verdadeiro amor permanecer no coração, ela sobreviverá.

Belo poema, muito profundo. Parabéns!

Estive navegando, avistei tua nave, gostei e não resistí.

Abraços,

Furtado.

Alatriste dijo...

¡Hola Carlos!
Paso por aquí para darte la bienvenida a mi humilde Desván.
Quería también darte las gracias por formar parte de mi particular ejército y por favorecer la oportunidad de conocernos.
Espero que podamos seguir en contacto.
Un abrazo y hasta pronto.

angel almela dijo...

Carlos, profundos versos para describirse describiendo un mundo poético propio.
SOMOS EL TIEMPO

M. Angel dijo...

Carlos, precioso poema no exento de cierta tristeza. Tristeza, que pienso todo poeta lleva en la profundidad del alma.

Saludos.

rodri dijo...

Siempre es un placer leer buena poesía, Carlos.

Te regalo de San Jordi un poema-rosa

EL OTOÑO DE LAS ROSAS

Vives ya en la estación del tiempo rezagado:
lo has llamado el otoño de las rosas.
Aspíralas y enciéndete. Y escucha,cuando el cielo se apague, el silencio del mundo.
Francisco Brines

Mariluz dijo...

Siempre me han gustado más las palabras nacidas del desamor, del engaño o simplemente la apatía... las encuentro más duraderas y sinceras que las 'otras'.
Me gusta.
Abrazo

auroraines dijo...

Bello poema y una carga de sentimiento que es como una fotografía al corazón solitario.
Otro abrazo