Amigos de este Blog

domingo, 12 de abril de 2009

Las tardes se hacían infierno

Me acuerdo de vosotras,
infernales tardes de estío.
Las sombras se escondían
bajo los toldos de la plaza
y se hacía inútil la oración
en aquellas calles solitarias.
Cómo no acordarme de vosotras
que traíais la espesura
de vuestro sudor sin nombre,
un paisaje tristísimo
de desolación escrita
lejos, muy lejos
de la orilla del agua.

Carlos Gargallo (c) del poemario "El reino de la sequía"

3 comentarios:

Sara dijo...

Aquí querido poeta, no tenemos sequía, para nada!!!!todo lo contrario, el invierno fue duro, mucha nieve que aún está en los altos y será aguita fresca para el verano, y la primavera se presenta también lluviosa.
Entiendo desde tus letras y sentimientos lo que supone una sequía tal, yo te enviaría muy gustosa, mucha aguita fresca para tu tierra para que tu poema se tornara más alegre.
Un abrazote

MiLaGroS dijo...

Carlos , cada diaescribes mejor. Felicidades . Me encanta aunque lo veo muy triste. Un abrazo. milagros

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Con la visita diaria a tu bitácora estoy convirtiéndome en un asiduo de tu poesía.

Saludos

Por cierto, ¿cuando nuevos poetas murcianos? Esa sección está muy interesante