Amigos de este Blog

domingo, 31 de mayo de 2009

Los 70

Los bares de moda

rozaban con sus luces

las altas horas de la madrugada.

Se rendía culto a Donna Summer

y la fiebre alcanzaba su éxtasis

en  sábados- noche.

Desde sus asientos,

las parejas salían ya abrazadas

cuando la música se hacía sinuosa,

balada de roce y besos.

Hay un mundo perdido

donde el eco de la palabra

se posa en íntimos susurros

envueltos en olvido.

Carlos Gargallo (c)

7 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Época hermosa y a la vez dura aquella, en que las parejas (o sea los otros), como escribes con precisión, "salían ya abrazados/ cuando la música se hacía sinuosa/ balada de roce y besos", y otros nos quedábamos en la sombra de la ausencia de cualquier la de los focos y la de sus labios.

brancalúa dijo...

Hay un mundo pasado
donde el recuerdo
son imagenes salpicadas
de palabras y sentimientos
Hay un mundo presente
al que entregarse sin reservas
para que en el mundo de mañana
podamos recordarlo sin reservas.
Un saludo

Inés dijo...

Carlos sigo tus poemas y te felicito por ellos
un beso!

ESENCIA DE MUJER dijo...

Nacì en el 67, no conozco las salidas de la dècada del 70, pero sì algo de las del 80... jajaja y las recuerdo con nostalgia.
Un beso y nos seguimos leyendo....

Marìa Laura.

Emilio dijo...

Qué tiempos aquellos, tan inocentes y esperanzados.

Un saludo.

mia dijo...

Sublime!!!

besos

Esmeralda Martí dijo...

Evocador poema de aquellas tardes de música, guateques y domingos llenos de insinuaciones, roces y palabras. Bien enfocado el tema, sí señor.
Saludos