Amigos de este Blog

lunes, 6 de julio de 2009

Nacer o morir

Salí al mundo esperando mi primer llanto,

el consiguiente golpecito para romper la lágrima.

LLoré todas las noches desde entonces

anhelando  el beso prometido,

el alimento caliente de un pecho,

mi cuento de príncipes y princesas.

Solo encontré ranas sin sorpresa,

bofetones de frío,

hambre entre tiniebla.

Entonces, luché por volver

pero ya no fue posible,

solo me queda esperar,

morir, deseando  una nueva vida.

Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

Geni dijo...

Hermoso tu poema, aunque creo que tu alma quiere volver, no sse si eso sera bueno a veces nos pasa a todos,un lugar calentito,donde reina la paz, donde no tienes que preocuparte por nada ¡maravilloso!.
Yo creo que si pudieramos mas de uno......
Un besito

Violeta dijo...

ostras!...cuantas cosas me ha movido este poema maravilloso que has escrito..gracias de nuevo por emocionarme navegante..

Efigênia Coutinho dijo...

Carlos Gargallo , renascemos e a cada suspiro que damos, morremos quando paramos de suapirar....

Aprecio ler seus versos, sempre cheios de muito sentimentos, eleva a alma que os vai lendo e sentindo,
Efigênia Coutinho
Escritora

Isabella Ros dijo...

NACER o MORIR,justicia de la vida.Llegamos con lágrimas y nos despiden de la misma manera.Buscamos el camino del amor sin encontrarlo,y no podemos volver,seguir y esperar;tal vez una vida de amor y paz.Profundo y triste.BELLÍSIMA descripción POETA.PRIVILEGIO leerte.Saludos fraternos.

Lunhe dijo...

Excelente.

MiLaGroS dijo...

Muy bonito pero muy pesimista. Seguro que también has encontrado besos, amor, amistad, sonrisas...

Un abrazo milagros

Hilda Breer dijo...

Nunca hay que volver atrás!
Eso, quedó atras y no debemos ser prisioneros del pasado.Sé de que te hablo.......Escribes muy bello.

Jorge Ampuero dijo...

Una poética certera e interesante

Saludos...

luciernagadeluz dijo...

Creo que si buscas en tu interior ,encontraras siempre algo por lo que haya merecido la pena seguir adelante.Un beso

Andrés Glez. Déniz dijo...

Este poema trata del desencanto de la vida de una forma encantadora. Tal vez Freud catalogase su tema de "nostalgia intrauterina". Como empieza tratando de un bebé y utiliza sinestesias ("bofetones de frío") e hipérboles ("hambre entre tiniebla") creo que está dotado de un duende infantil que lo convierte en entrañable.