Amigos de este Blog

miércoles, 19 de agosto de 2009

Corregir


¿Corregir?

¿De qué manera uno puede corregir a otra persona? En el mundo de hoy, es cada vez más difícil corregir a alguien. En primer lugar, si esta corrección es dada con arrogancia, lo que la persona va a "escuchar" es el sonido del ego de quien está corrigiendo, no las palabras - aunque estén correctas. Esto crea un conflicto de egos y es casi imposible que el otro cambie lo que tiene que cambiar. Si la corrección es dada con humildad y respeto, entonces hay un cambio. Sin embargo, para que la persona realmente cambie algo necesita el poder para eso. Mucha gente sabe que fumar es malo y todavía fuma; de la misma manera, muchos aceptarán una corrección bien dada, pero no son capaces de asimilarla a sus vidas. Solo queda entonces corregir el único ser que está a mi alcance: yo mismo. Si yo corrijo los mínimos detalles de mi personalidad, entonces voy a ver que los demás también tendrán fuerza lo suficiente para cambiar. Mi dedicación inspirará a otros a cambiar y la corrección tendrá mucho más efecto.

Carlos Gargallo

2 comentarios:

SANDRA dijo...

Así es, el cambio debe empezar por uno mismo, se predica con el ejemplo. Excelente post!!!
Besitosssssssss.

Andy dijo...

creo que los cambios se dan, hasta que nosotros mismos tomamos la decision.
un beso