Amigos de este Blog

miércoles, 5 de agosto de 2009

Los naipes mienten

De pronto, se me hace extraño tu nombre,
alejado, perdido en la bruma de los días.
Sabes que se lo que digo, también conoces
de que color oscuro se pintan los cielos
de las asoladas partidas
como un infinito páramo sin dios.
Caen los ángeles en un vértigo sin alas.
Ahora caigo en la cuenta
que dudas, y todo carece de sentido,
que el amor es un juego
que parece ir de farol
y yo, nunca supe jugar a las cartas.

Carlos Gargallo (c)


6 comentarios:

M. Angel dijo...

Carlos, tus versos están cargados de saber y mucho contenido.

Saludos

MiLaGroS dijo...

Desde luego aún sabiendo jugar a las cartas avecesse pierde lapartida. Bello ppoema. Un abrazo

Marina-Emer dijo...

bueno una poesia algo complicado el tema
un abrazo
Marina

SÍSIFA dijo...

“El poeta Jorge Allen aseguraba que él jugaba al Gallo Ciego solo, en habitaciones vacías, y que eso era el amor.”

Alejandro Dolina
El Bar del Infierno

¡Y qué dice Sabina? Que el amor es un juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño...

Sí... Hay un punto en el que el amor es una partida...pero el que parte es uno, de su alma misma, y el que reparte es el olvido de uno mismo...

¿Ves cómo siempre lográs inspirarme? Estaría toda la noche dándole vueltas a este tema, pero ya es muy tarde, hace frío y el sueño me está haciendo jaque.
Un beso de buena noche.

carmensabes dijo...

Las dudas siempre nos hacen tambalearnos...

Besos

Harold Diaz dijo...

Hermoso poema.
Me encantó

Saludos!