Amigos de este Blog

lunes, 7 de septiembre de 2009

Hay momentos en que me alimento de sueños

De lo que se fue
yo nada añoro.
Ni la felicidad siquiera.
Es más,
pongo mi huella
en cualquier documento
para dejar constancia
que creo en ello.
Descubrí hace poco
que nada vuelve
(cosas del amor y sus misterios)
y que es más fácil
acertar en la lotería
que quien te quería y dejó de hacerlo
vuelva a tropezar en mi misma piedra.
Pero que nadie piense
que por ello,
la despreocupación impera,
al contrario,
queda sellada en el pecho
con una montaña de sufrimiento.
Nadie conoce el futuro,
solo queda alimentarse de sueños.

Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

PERPLEXIDADE dijo...

VERDAD, DE LAS MAYORES QUE CONOZCO...'NADIE CONOCE EL FUTURO'... LA VIDA ES SUEÑO Y NADA MÁS...

GRANDE ABRAZO
ME GUSTO MUCHÍSIMO.

Marina-Emer dijo...

Es verdad nada vuelve y dimel a mi...unos por que se van para siempre y otros por desgaste al amor ...hay el amor...
un beso.
Marina

LA CASERA dijo...

Y QUE NUNCA TE FALTE ALIMENTO...
CARLOS, UN AMIGO COMÚN ESTÁ NECESITANDO DE ESTA POESÍA, LE DIRÉ QUE SE PASE, LE VENDRÁ MUY BIEN LEERLA.
BESOS SIEMPRE

Carlos Oliveros dijo...

GENIAL, así en mayusculas!


un abrazo

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Muy bonito, una vez más. Me ha encantado el principio del poema. La huella que deja constancia. Un beso.
LADY JONES

Mery Larrinua dijo...

Ese es mi alimento diario....soñar...y recordar lo vivido...me identifico con este poema.
besitos mery

Lisandro dijo...

Solo los sueños nos alimenta y nos dan fuerzas para seguir viviendo... un abrazo, lindo post!

Lucía Corujo dijo...

Me gusta. Sabiendo que el pasado no va a volver, lo más sabio es no malgastar el tiempo en nostalgias...
Un saludo!

Dracyluna dijo...

Hermoso y cierto es tu poema “nada vuelve” sin embargo quien, allá, escondido en algún vericueto del alma, no deja durmiendo un deseo escondido, quien no disimula para no sentir vergüenza y lo bautiza comúnmente bendita esperanza.

stella dijo...

Alimentarse de sueños, es algo que suele hacer el poeta, tus versos Carlos tienen un algo especial que atrapan el alma
Un abrazo
Stella