Amigos de este Blog

domingo, 7 de marzo de 2010

Asesinato en grado superlativo

Acabo de encontrarme con la calle,
contigo por primera y última vez,
quién sabe...
 La vieja calle repleta de ignorancias
que se tambalean contra una y otra acera.
Estás allí, quieta, en silencio perpetuo
contra la pared y las manos abiertas al cielo.
Ese cielo que nunca escucha los gritos lastimeros
de sus hijos y da reparto con los ojos cerrados.
Nadie te asiste, nadie para un instante
para preguntarte qué son esas manchas rojas de tu ropa,
tienen prohibido hablar contigo,
se les nota en la mirada hacia el suelo.
Nunca osarían destapar el rostro
que el burka asfixia.

Acabo de encontrarte y ya te lloro.

Carlos Gargallo (c)

Nota del autor: El día 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la mujer trabajadora, recordemos también a la mujer que muere cada día en nombre de la religión, del machismo al fin y al cabo.

13 comentarios:

Mercedes dijo...

Hermosísimo poema a la mujer asesinada, me ha estremecido tu manera de gritar por ellas.
Gracias.

Paco Alonso dijo...

Hoy tus letras me encantaron muy especialmente, es un placer visitar tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

MiLaGroS dijo...

Hermoso poema.Recordemos a esas mujeres en ese dia.Gracias . Un abrazo

Lola Padilla dijo...

Gracias Carlos, por esta tremenda entrada, llena de dolor y de esperanza, porque leer esto de manos de un caballero, es energia para nosotras.
Gracias.

Pásate por casa, es importante para mi la presencia de mis seguidores, en este día tan especial.

Belkis dijo...

Estupendo homenaje Carlos al que me uno y gracias por lo que a mi toca. Lástima de aquellas mujeres que lo ceden todo hasta la dignidad. Un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenoas días Paco:

Ojalá un día estas mujeres puedan mostrar su rostro y andar por la calle con la cabeza bien alta.

Gra<cias por copmpartir este bello y sentido Poema.

Saludos cordiales.Montserrat

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, un abrazo

Por cierto Monse, me llamo Carlos, jjjjjejejejje

fonsilleda dijo...

Gracias caballero Carlos. Es curioso pero todavía me veo tentada a dar las gracias a un hombre que reconoce lo que tenía que haber sido siempre.
Bicos.

luciernaga_poeta dijo...

Carlos, tu poema es estremecedor, no debemos dejar en el olvido a las mujeres que han sido privadas de sus derechos y su vida.
Un honor leerte.
Mi gratitud contigo
Cecy

Inés dijo...

Carlos, mi poeta querido
Vengo a verte amig mío, cuántos seguidores, yo estoy entre las cinco primeras personas, no te olvides! ;)
Perdóname el tiempo de ausenca, pero sí te aseguro que no me olvido de ti, yo sé que tú me entiendes.

Fuerte el último poema, lleno de sentimiento y denuncia, tienes razón la gente (la mayoria) parece que tiene prohibida ayudar, compadecerse, hasta sentir, hasta que alguien alza la voz, da un grito y les despierta, les trae de no sé qué mundo para que abran el corazón y los ojos.

Muchos besos para ti,

Anónimo dijo...

Que bonito! Carlos sigue así,da gusto...

stella dijo...

Impresissonante homenaje a tantas mujeres que pierden su vida, profundo Carlos
Un abrazo
Stella

antony dijo...

es un poema que llega al alma de todos nosotros