Amigos de este Blog

sábado, 27 de marzo de 2010

Mano con mano

Yo sé que el mundo arde
por todas sus esquinas
y su  rosa de los vientos.

Queman las  hojas y sus troncos
todos los árboles marchitos
cubriendo de cenizas
los corazones vencidos.

Sentado en mi conciencia
observo la tierra que me hunde;
un extraño espíritu
respira el oxigeno de mis bronquios,
y la rabia en mis huesos los carcome.

Pero sé
que os necesito, que me necesitáis,
que estáis ahí acobardados.

Mujeres, hombres, levantad,
alzarse de esa tumba del fracaso.

Aún estamos a tiempo de todo.

Carlos Gargallo (c)

12 comentarios:

Mercedes dijo...

Siempre estamos a tiempo de volver a levantarnos, mientras nos quede aliento.
Precioso. Gracias.

María N. Arteaga dijo...

Bonito poema.

El jueves pregunté por ti en la peña y nos tomamos una cervecica.

Un beso

Marian Raméntol Serratosa dijo...

La necesidad tribal ha sido siempre una de las características del ser humano, el poema se alza en un toque esparanzador...

Besos
Marian

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Bella y triste tu poesía.
Carlos nuevas esperanzas abren los caminos.

Cada día es un día nuevo.

A veces lo que nos pensamos que es un fracaso, si sabemos despertar, nos abre nuevos senderos.No hay que dejarse hundir.

Como el Ave Fanix, hemos de resucitaf entre las Cenizas.

Un abrazo desde Valencia. Montserrat.

Persis dijo...

Hola, Carlos! Me quedo con el último verso: "Aún estamos a tiempo de todo." Eso debería levantarme de la "tumba del fracaso". Saludos cordiales!!!

MiLaGroS dijo...

Me ha encantado. Siempre hay tiempo.un abrazo

Alicia María Abatilli dijo...

Levantarse, vivir sin arrojarse a la desesperanza.
Abrazos.
Alicia

Juanjo D. dijo...

Hola Carlos.
Muchos estamos sentados en nuestras conciencias e inconscientes de muchas cosas que nos rodean.
Es cierto.
Un saludo

Ignacio Bermejo dijo...

Es como un canto cargado de solidaridad y de esperanza. Un abrazo.

MTeresa dijo...

Realmente
estando unidos es cuando
llega el consuelo de
sentirse acompañados.
Es bueno combatir la soledad.

Lola Padilla dijo...

El mundo siempre encontrará un lugar donde salvarse si nos alzamos.
Esta vez la entrada, es el respeto por la humanidad de un modo enérgico.
Magníficas palabras.
Un abrazo Carlos.

Raül JotaGé dijo...

Hola Carlos, saludos desde Cáceres, soy nuevo, pasaba por aquí y he decidido quedarme.

Como "colega" de sentimientos plasmados en papel que sólo el tiempo arruga, gracias por regalar.

Un saludo.