Amigos de este Blog

miércoles, 3 de marzo de 2010

Todo cambia, nada se detiene, menos yo

Por más que estoy aquí, por más que sigo viviendo
consciente de cumplir y cumplir años sin querer,
a pesar de todo cambio externo,
nada cambia en estos adentros.

Los demás siguen su curso, se transforman día a día,
caminan hacia sus destinos,
vienen y van con sus horarios, sujetos a la tela infernal
de la prisa, arando de sol a sol unos,
viviendo de los demás, lo otros, al fin y al cabo,
cambiando y sucumbiendo, muriendo y rezando.

Estoy vivo, lo sé, porque veo las cosas sencillas,
lo cotidianamente esencial
como abrir un grifo y beber fácilmente
un vaso de agua ante mi sed,
una llave y hacer la luz,
un suspiro al aire
y sentirme cómo recordando
que sigo aquí y con eso me basta.

La edad enseña pocas cosas
si no aprendemos a apreciarlas.

Carlos Gargallo (c)

8 comentarios:

Leni dijo...

Yo no me atrevería a decir lo que hacen los demás.
Pero ser consciente de tu propio paso ya es un triunUna fo.
Sentir y apreciar las cosas sencillas es aprender cada día.

Una hermosa reflexión la tuya.
Hace que el tiempo pase , aunque no pase uno.

Un placer volver a leerte.

Un abrazo

Rocío Márquez dijo...

Realmente bonito.
Enhorabuena.
Saludos.

Noesperesnada dijo...

Estar vivo, un privilegio para estos tiempos...

Paco Alonso dijo...

Hermosos versos que llegan al alma de cualquier lector.
Es siempre un inmenso placer acercarse a comprobarlo en este cálido espacio que con tanto esmero nos brindas.
Gracias por compartirlo.
Cálido abrazo.

Mercedes dijo...

Te entiendo, y siento y vivo cada palabra que has plasmado en este bello poema.
Un abrazo.

María N. Arteaga dijo...

Hola Carlos.

Bonito poema para este hermoso més de marzo, a pesar, de que hoy no luce el Sol.

Un beso

salvadorpliego dijo...

La vida transcurre, simplemente, si no se vive.
Para reflexionar tus versos.

Un placer leerte.
Saludos.

Samysu dijo...

Hermoso!