Amigos de este Blog

jueves, 12 de agosto de 2010

Todo de nada

El aire, el agua, el sustento.
El canto,
               el llanto, la ventana.
El espacio, la soledad,
la noche y la mañana, todo.

Tristemente todo
lo tiene el pájaro en su jaula de oro.

Carlos gargallo (c)

12 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

POBRE PÁJARO. LO TIENE TODO MENOS LA LIBERTAD.

UN ABRAZO, Montserrat

Taty Cascada dijo...

Tristemente tiene tan poco...Cuando la valiosa libertad, pende de abrir esa jaula de oro.
Un abrazo.

María Arteaga dijo...

Hola Carlos.

Bonito y triste poema.
Le falta algo muy importante: la libertad.

Un beso

Laura Caro dijo...

También tiene la opción de vivir o morir, pero no sabe cómo elegir la muerte o si su vida es muerte en sí.
Me encantó ese llanto bajo, camo las lágrimas cuando caen.
Un abrazo.

Mediterráneo dijo...

No hay Nada en ese Todo...
si sus alas se pudieran desplegar y volar libremente, eso sería su mayor tesoro.

Me gusto tu poema.

Abrazos llenos de libertad!

Moonlight dijo...

De tantas cosas que tiene,le falta lo principal...
Por desgracia,mucha gente se identificaria con tus palabras.Saludos!

Galeote dijo...

La libertad, esa gran ave de vuelo profundo, amiga de los gorriones rudos de las calles y ansiada por ese pajarillo cubierto de todo y de nada. Buen poema Carlos, un abrazo

Liebimoi dijo...

Si Carlos...
Todo y Nada
Un abrazo desde Lima

Liebimoi

J.Lorente dijo...

Supongo que el que ha encerrado al pájaro en su Celda Dorada pensando que con ello se lo daba todo, no se ha molestado en preguntarle si hubiese preferido una Libertad de Hojalata.

Bonita reflexión en pocas pero bellas palabras.

Un Abrazo, Carlos.

Sergio dijo...

Sí, es verdad, seguramente lo que más valora le quitan al ofrecerle una jaula de oro.

Me encantó tu tu poema y el blog...
Seguirá visitandote...

Ojalá si me visitas te guste el mio...

Saludos desde argentina,

Sergio

josefina dijo...

"Tristemente todo
lo tiene el pájaro en su jaula de oro" es asi de cierto. Creo que muchas veces nos encrramos en nuestras particulares jaulas de oro.
Un abrazo

Mila Merchán dijo...

No tiene nada, en su jaula no tiene nada, la mañana, el agua, la noche, son cosas ajenas a su equivoco destino...
Un saludo.