Amigos de este Blog

miércoles, 19 de enero de 2011

Como la hiedra


Ni alas en la niebla,
ni claridad en los ojos de mis ojos,
ni tu mirada que se sabía
entre el crepúsculo y el alba.

Han venido las nubes,
su humedad me impregna los labios
como si fuese aquella alborada
que tienen tus besos lejanos
en días de nocturnos nupciales
mientras el cielo pinta gorriones
en el paisaje melancólico de la tarde.

El viento que ahora acaricia mi cabello
es tu mano de seda,
es la llave de horizontes inmensos
donde los cerezos y la flor del almendro
me presagian a ti, cuando imploro alcanzar la llama.

Poco a poco me quedo como la hiedra,
colgado y creciendo en tus paredes encaladas,
en la íntima sensación de tenerte cerca
grabada para siempre en el alma.


                                Carlos  Gargallo ©

8 comentarios:

Mª Carmen dijo...

Qué poema más bonito y romántico con su dosis de meláncolia, me encantó.Enhorbuena amigo.Un abrazo.

Mª Carmen dijo...

Qué poema más bonito y romántico con su dosis de meláncolia, me encantó.Enhorbuena amigo.Un abrazo.

Ángel Isidro dijo...

Poco a poco como la hiedra colgado
en tus paredes encaladas. Bonito poema, poesía propia, sentida y pensada para leer y agradar, gracias y enhorabuena por tu regalo

Mercedes Pinto dijo...

Cuando se conoce el amor, aunque se pierda, lo vemos y sentimo en cada cosa, no hay más que leerte.
Bellas tus palabras.
Un abrazo.

Carmela Rey dijo...

Gracias por compartir este meláncolico y bello poema.
Un abrazo
http://carmelareypoemas.blogspot.com/

Narci dijo...

Como la hiedra, el amor trepa por nuestras venas y lo invade todo.
Saludos

Teyalmendras dijo...

precioso poema... llega con facilidad...
saludos

josefina dijo...

Me encantan tus poemas.
Un abrazo Carlos