Amigos de este Blog

miércoles, 2 de febrero de 2011

Observatorio interior

Miré la noche
y fui todo polvo,
cósmico sentimiento
de estrellas refulgentes.

Miré y vi caer la lluvia
y la lluvia era amiga risueña
regalo en partículas hacia la tierra.

Miré el mar
y el mar me trajo cantos de sirena,
habaneras lejanas
con voz de marineros naufragados
en el mundo donde todo nos es desconocido.

Miré la montaña
y me habló del mundo
y era vegetal su alma,
jamas creyó que moriría.

Miré al cielo,
solo los pájaros me observaban,
esperé una respuesta.

Aquí sentado
                    sigo a la espera.


Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

Gara dijo...

Precioso poema.

Soy una sirena que espera a su marino y en esa espera, mi alma desespera.

Un saludo

Teyalmendras dijo...

A menudo esperando respuestas externas... encontramos las propias.
Solo hace falta paciencia, esperar.
Interesante tu texto.
Saludos.

*Luna dijo...

Bello observatorio interior
un beso

Rosa dijo...

Mire unas letras y me trago hacia ti mi querido amigo

Es un inmenso placer leerte siempre
Un besito Rosa

Ángel Isidro dijo...

El cerbro para alivo de su carga emocional y el compromiso azquirido
para componer, de la cosa y forma más inesperada hace un poema que
luego una vez publicado es grato leer y como en este caso da un poco
que pensar, da la sensación de un
ensueño propio de un gran poeta.
Felicidades, Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

¿Por qué el cielo no te respondió?, acaso su etérea e impalpable sustancia no tiene materia para comunicarse contigo...

Bello lenguaje el de la lluvia, la tierra, el mar, la noche. Bello como tú sabes decirlo.

Un abrazo Á....

Mi soledad y yo dijo...

Me he quedado sin palabras, al leer este precioso poema, y en medio de mi desesperación la esperanza persevera...

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Meditar, mirar, esperar.

Esto me sugiere, esta bella poesia.

Un abrazo, Montserrat

Narci dijo...

Todas las respuestas las llevamos dentro, pero no es fácil encontrarlas, y más difícil aún interpretarlas y entenderlas.

Precioso poema

saludos

María Soledad dijo...

Todos hemos buscado alguna vez la respuesta a nuestras dudas amparados por las estrellas. Me gusta como lo has escrito. Un abrazo.