Amigos de este Blog

sábado, 14 de julio de 2012

De oca a oca

Este hombre que se estremece 
siendo el mejor poeta de su casa,
que deambula por las calles
de una ciudad vecina del infierno
y rompe las postales
que nunca nadie le enviara,


canta aún en la ducha
con jabón incluido en los ojos,


salta de oca a oca sobre los charcos.


Este hombre de los sesenta de otro siglo,
que viste bermudas, camisa ancha
y desea morir con los mocasines puestos,


llora, ahora, hojas de margaritas muertas
y cree en los desheredados,
en la brisa de levante de cara al  mar y sus caracolas
a la espera, en la espera
de una ración de abrazos y besos.


Este hombre existe


             no es un simple poema.


Carlos Gargallo (c) 

9 comentarios:

Rosa Cáceres dijo...

Un poema de interesante interpretación, sea ésta equivocada o no.
A mí me suena esa ciudad vecina del infierno, hasta creo que es mi ciudad natal, y me encantan los primeros versos, y los últimos, y los del centro.
Un poema logrado.
un abrazo

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Tú si que sabes, querida amiga, mil besos.

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Un gran tipo este poeta-cantor que,al fin y al cabo,como todos,espera ser abrazado un día.Naturalmente que existe,somos muchos los que nos parecemos a él.

Saludos Carlos.

Laura Caro dijo...

Como la vida misma...

Un abrazo.

CHARO dijo...

Bueno pues aquí hay alguien de los cuarenta y tantos del siglo pasado que también se identifica con este bello poema.Saludos cordiales

Reyli -LD dijo...

Oh, muy cierto...muy cierto.

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

no es un simple hombre, es un observador privilegiado de los cambios mundanos
saludos

PiliMªPILAR dijo...

http://youtu.be/VWMmolrId_4
Morituri"
Y sí, aquel hombre, tan fugiente de su vida, no sabe decir adiós
ni saltar de oca a oca
ni tirar, porque le toca presumir sin plantar fortunas preferentes.
Y sí: Es, más que poema, trasunto épico...
Y esto pienso, ergo esto comento.
Abrazos, poeta Carlos

Marce dijo...

Excelente poema Carlos llega al alma, que es hacia donde viajan los buenos poemas, aplausos