Amigos de este Blog

lunes, 31 de diciembre de 2007

HOMBRE SOLO



HOMBRE SOLO




Qué tiene que decir un hombre solo cuyo silencio está lleno de olvido, cuya memoria está seca de espigas y del camino sólo tiene sombras. Qué tiene que decir, si todo falta, si ha visto repetir la misma tarde en incontables lentas golondrinas que viajan de la luz al horizonte hasta volverse luto en el reloj que inicia su lenguaje solitario. Transita de la noche a la costumbre, disuelve en las palabras la nostalgia para volverse pan o desconsuelo de aquellos que lo observan en lo ausente. Qué tiene que decir un hombre solo si ha vuelto a revivir cada mañana el débil silabario del otoño volviéndose poema o laberinto o un dulce espantapájaros que vuela mirando como el sol también se marcha.

2 comentarios:

M. Jose dijo...

Eso es por la división que experimentamos en nosotros mismos. Asimismo,somos individuos enemigos, entre nosotros, solitarios o confudidos en la confusión misma.
Jose

Marina dijo...

"Cada vez que te nombro apareces, siempre presente y vivo. Allí estás y allí te cuido. Tu sola presencia me cura, tu silencio me sana, alivia el alma, acaricia, descansa y consuela. Hay un sin fin de cosas que lo único que hacen es recordarme que te recuerde. Tu presencia está siempre amaneciendo. No me hace falta tu ausencia para descubrir cuánto estás presente. La ausencia en su dolor me trae el ofrecimiento de este regalo. Hay momentos en que te recuerdo en un abrazo de corazones. El solo pensamiento de saber que estás vivo me hace feliz. Has poblado tanto mis ausencias que ya no queda desierto alguno. Cuando peregrines en tus propios exilios me nombraras y allí estaré. El tiempo y la distancia no podrán. Te pido que sepas leer el lenguaje de la ausencia que me pronuncia. Yo no tengo promesas, sólo un corazón para dar. Dios nos mostrará el modo que tendremos para acompañarnos"