Amigos de este Blog

martes, 23 de septiembre de 2008

El mostrador de golosinas


Junto al mostrador de golosinas
llegan corriendo como ambulancias
con sus alegres sonidos de cantarinas sirenas
- preludio del inequívoco del toque de queda-
los niños sueltos como golondrinas.
Más, por mucho que insisto,
no te veo querida mía.

Vente conmigo al calor de la primavera.

Tus pequeñas manos, tu infantil mirada,
allá donde estés
no se si habrán cambiado
o sigues como cuando te grabé en mis retinas.

Junto al mostrador
una vez solitario de nuevo,
una niña envuelta en bruma,
alza su mano abierta
buscando su golosina.


Carlos Gargallo (c)


4 comentarios:

JaviC dijo...

Me encantó, sobre todo 'los niños sueltos como golondrinas' y la estrofa final.

Un saludo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias Javic, un abrazo

Poetiza dijo...

Que heroso poema, la musa, esa niña que gusta de golosinas es una Diosa que inspira bellas letras. Los niños siempre son hermosos e inspiran ternura. Un abrazo, cuidate.

josé dijo...

En este día no quiero aparecer pesado o demasiado empalagozo, no sé si vale la expresión, pero aquí seguí andando y lo tengo que decir aunque me echen!!, mi afecto Carlos!