Amigos de este Blog

martes, 7 de octubre de 2008

CABO PONIENTE



He probado y perdido
La razón de saberme roca,
Acantilado bajo tormenta de Levante,
Mar voraz,
-Poro empapado de espuma y yodo-,
Ocaso de ola
En el Cabo de Poniente
Con las alas abiertas
A la noche y sus conjuros.

Entre mis húmedas manos
Se deslizan las sombras.
Aquella Luz mediterránea
-plenitud esmeralda en la retina-,
Es el recuerdo aferrado
En el declive de un sueño,
El tesoro en mi naufragio
Que dejé en la otra orilla.


Carlos Gargallo (c)

2 comentarios:

Cecilia dijo...

Hermoso viaje acabo de hacer leyendo tu poema
acuñando un trozo de atardecer
en el Cabo de Poniente.
Abrazo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracis Cecilia, me alegro de ello, un beso.