Amigos de este Blog

lunes, 10 de noviembre de 2008

El secreto que no dice

Desde sus ojos surgen pupilas hambrientas,
estallan colores fulminantes,
replican alocadas campanas y sirenas,
se le hace noche los días,
rompe en cristales por las venas
el secreto que no dice
tatuado en la piel del abandono.
Una máscara adherida
a golpes de sucia nieve
sobre su cuerpo quebradizo.
Quiere, quiere y no sabe,
insiste que no puede
bajar de aquél peldaño que lleva
a una habitación triste
con paredes decoradas de papelina.
Memoria de polvo blanco
en un desierto de cal viva.

Carlos Gargallo (c) de "Días extraviados"

1 comentario:

lichazul...elisa dijo...

conmovedor y reflexivo
un certero poema
con justas palabras

un abrazo de paz
desde el fin del mundo
elisa