Amigos de este Blog

sábado, 8 de noviembre de 2008

Huele el aire

Aquí me tienes
esperando una mirada,
un sinfín ya de nadas
como gotas de agua sobre ceniza.
Entre tanto, voy creyendo
en la perdida levedad del beso
y su temblor
en aquellos labios que mostraron
la claridad del tiempo.
Ahora huele el aire
a margarita desojada
y marchitos pétalos
esparcidos por el suelo.
Me siento
el ser más triste del universo.

Carlos Gargallo (c)

5 comentarios:

Lugareño dijo...

Muy buenas, paisano.

He de confesarte que no soy muy dado a leer poesía, pero ya casi me estoy aficionando un poco, a través de Paco Illán, y ahora de ti también, jeje.

Como digo, no entiendo mucho del género, pues no lo frecuento, pero lo que hasta el momento he leído por aquí, de lo que vas publicando en tu blog, me ha parecido que hay versos que no tienen ningún desperdicio y algunos de hecho me han gustado bastante. En definitiva, que tiene buena pinta lo que escribes, por ejemplo estos versos:

Ruedan los días ingratos
envueltos en sábanas de abandono
y pliegues fríos.

Ese poema, "En la hora de la sombra", me ha recordado a una entrada que publiqué yo en mi blog el 14 de octubre, titulado "¿Para qué mirar?", y que es lo único que he publicado hasta ahora en plan "literario". Por si te apetece echarle un vistazo...

Normalmente estoy muy ocupado y así es muy difícil sentarse a escribir y que te acompañen las musas.

Gracias por pasarte por mi blog y dejar comentario. Espero sigamos leyéndonos...

Saludos.
Desde mi "lugar" de la Huerta.

el piano huérfano dijo...

no sé como una persona con esa belleza en tu pluma, en puño y letra puede sentir triste, si no es esta amor seguro que es otro, pero el amor esta y lo tienes y lo sientes que mas quieres.
Aqui me tienes

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias Lugareño por tus estimulantes palabras. Efectivamente, seguiremos visitándonos, un abrazo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Querida amiga del piano huérfano, ya sabes que el amor se puede manifestar de mil maneras, pero mi tristeza, en realidad no es tal, es que la melancolía nació el mismo dia que yo y sigue viviendo en el barrio, jejejje, un beso.

josé dijo...

Muy buen poema Carlos, lo dice un aficionado, autodidacta apenas, pero la belleza se percibe fundamentalmente con el corazón, toco o no toca..