Amigos de este Blog

martes, 6 de enero de 2009

Aún se está a tiempo


Hay un tiempo de cerezas
encerrado en mi corazón ausente.
Torpe reloj de cuco
que asoma y se esconde
por los arrabales de esta casa.
También hay una ventana al mundo
que mira con ojos de calendario
y cree saber
cual es el mayor de los misterios
que hace posible estos versos.

Sabréis de que os hablo
si os hacéis pequeños
si quisierais volver
al principio de todo.

No hablo de ningún tiempo pasado
tan solo digo,
poned manos hacia arriba,
abiertas, tendidas,
amor
al fin y al cabo.


Carlos Gargallo (c)

13 comentarios:

Ana Gabriela dijo...

Al fin y al cabo el motor unico, quenos mueve, que nos mantiene la mirada limpia , las manos extendidas.
Bello muy bello

CondeVolney dijo...

Viaje iniciático el mío oyéndote que me hablas en tus versos de un tiempo irrelevante al fin y al cabo. Cálido viaje hacia la luz del entendimiento, ni tiempo absoluto, ni relativo, si no verso que hoy celebro y con tu permiso aplaudo. Ya me gustaría tener más de este tiempo que tu gastas lucidamente como yo escucho las castañuelas de guijarros del mar desde mi casa.

Exquisito momento sin pasado el de caminar por su poema, señor poeta.

mardelibertad dijo...

las cerezas tienen su época. ¿Tu las conservas siempre en tu corazón?
besos

mardelibertad dijo...

Por cierto, seguro q has sido bueno y lo Reyes no te han dejado carbón.te dejaron, segura estoy mil ilusiones
para transmitir
mas besos

My dijo...

volver.. al principio de todo........

déjame pensarlo.

un abrazo.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

todo tiene su tiempo
así como nosotros nuestra temporada
manos arriba extendidas clamando por justicia, si no somos capaces de administrar la que se oficia...por qué entonces seguimos con las manos extendidas??
por simple esperanza bendita:-)

Un abracito de luz

Adrisol dijo...

hola querido poeta!!!!!!

el amor , base de toda inspiración poética.......pero las cerezas, al menos por aquí, tienen su estación muy breve, por cierto.........
un abrazo

María Jesús dijo...

El amor siempre nos inspira poeticamente, con irracionales pensamientos abstractos.

Un abrazo

janys dijo...

Hola Carlos; poeta, muy bien, hablas de amor y tiempo, ese sentimiento guardado en el corazón quizá para esperar el momento justo de sacarlo a la luz. Para el amor no existe tiempo y es pertinente abrir siempre los brazos a su encuentro. Te invito a conocer mi blog, a leer mis entradas, y si lo consideras propicio, a comentarlas. Saludos desde León, Guanajuato, México.

cynthia dijo...

Mis alas por aqui conociendote.. poniendo mis manos abiertas y entregadas en la esencia pura de sentir y vivir...

cariños

Monica Alvarez dijo...

Cuando extendemos las manos,abrimos una puerta para aceptar lo que nos ofrece el variado menú de la vida.También quedamos más expuestos y vulnerables lo cual puede ser bueno o no.
Saludos desde Chile

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Si, las cerezas gtienen un tiempo muy corto, por eso, en el poema digo:
Hay un tiempo de cerezas encerrado en mi corazón ausente. Osea, ese corto tiempo de las cerezas es el único que me dió el amor y sus asuntos.
Gracias por estar todos ahí, un abrazo.

Marinel dijo...

Y es que el amor no tiene edad, ni pasado,presente o futuro...
Sólo hay que desearlo,sentirlo, regalarlo...y todo cambia de color...
Más, se vive demaneras diversas y en determinadas épocas más intensamente...pudiera ser que al ser más intenso,también fuese más efímero...
Tan sólo digo...quizá...
Muchos tiempos de cerezas,te deseo.
Besos.