Amigos de este Blog

martes, 14 de julio de 2009

Perdóname

Sí, perdóname
( a veces cuesta tanto).
Ya sabes que creo en la noche,
en esa noche de estrellas
por donde caminan los amantes
regalando desnudez uno al otro,
besos y caricias que derriten al mundo,
porque el mundo solo son ellos,
nada más existe.
Pero conoces todas mis debilidades
y el día, también es querido,
ese día en el que, de vez en cuando,
te reencuentro mirándome fijamente
al llegar y leo atónito en tus ojos
que me recriminas con todo tu amor
el tiempo que he tardado
en escribirte otro poema,
en llamar a ese número mágico
que me conecta a ti en la distancia.

Maldito quien inventó el kilómetro,
con lo hermoso que es un simple centímetro
para poder tocarte con estas manos
que lloran tu piel a cada minuto.
Perdóname.

Carlos Gargallo (c)

10 comentarios:

Virginia Palomeque dijo...

Querido Carlos, Gracias por visitar mi blog, así pude conocer el tuyo y disfrutar de tu exquisita poesía.
Felicidades.
Te sigo.
Virgini Palomeque

Lunhe dijo...

Hermoso... No encuentro palabras.
Besicos.

Don Alejo Corazón dijo...

Respetado y estimado amigo Poeta Carlos Gargallo, me es muy grato saludarlo en la oportunidad de comunicarle, que le hemos transferido a su excelente Blog "El Premio Letras Mágicas", esperando sea motivo de alegría y estímulo.

Un fraternal abrazo.

L.N.J. dijo...

Eres encantador, qué belleza y simpleza. Felicidades, por ese espirítu que tienes.

SANDRA dijo...

La distancia, esa enemiga de los enamorados, hace extrañar demás. Muy bonito poema!!!
Besitosssssssssss.

Rosario dijo...

Realmente precioso la forma tan maravillosa que tienes de pedir perdón,

Tus poemas siempre son preciosos

Un besito Rosario

Pluma Roja dijo...

Bellísimo poema. Me encantó. Hasta pronto.

luciernagadeluz dijo...

Estoy segura de que en la distancia te perdonará.Un beso poeta.Tu entrada preciosa y elegante como siempre.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias por vuestros comentarios y apoyo, os quiero.

Amando Carabias María dijo...

Desde este punto mesetario me uno a tu petición disfrazada de queja de suprimir los kilómetros de abolirlos para siempre. Sólo centímetros, escasos centímetros, nada más que centímetos pra que los dedos no se sientan desnudos de otra piel.
Abrazo.