Amigos de este Blog

martes, 19 de enero de 2010

Y el cielo miró para otro lado

No vieron las palomas desnudarse a la tierra
ni la tierra tuvo compasión de sus seres
ni lo seres respiraron dos veces seguidas
antes que la tierra los tragara para siempre.

No supieron, siquiera las nubes
que el sol ya parecía muerto
y el cielo miró a otro lado
y Dios estaba ausente.

Pero si estaban ya los Yankis
preparados con sus aviones
mucho antes del desastre,
ellos si pueden predecir ciertas cosas
como la que hoy ha matado a un pueblo entero.

Después de varios días
aún hay vivos bajo el cemento.

- Al pueblo Haitiano-

Carlos Gargallo (c)

8 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Tu espacio un jardín de letras y sentimientos que alegran el alma,
Mi alegría visitarlo y comprobar su belleza.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Lola Padilla dijo...

Se me quedó el pulso tintineante, llevo 20 min intentando hacer un comentario. Podría haber optado por irme y unirme a la voz de "que pena más grande las de esos seres". Pero no puedo. Salgo de casa y me planteo si volveré o el cielo mirará a otro lado como dices.
Tu poema, hermoso, tristemente hermoso. Y me pregunto ¿por qué?.
Respuesta que nunca hallaré, las leyes de la Naturaleza se reservan el poder de mantenerme esa duda de por vida.

A todos los políticos que a veces creen que tienen todo el poder, a esos jueces o ese estado policial que a menudo se alzan sobre sus asientos "yo tengo el poder".

EL poder está en aquello que la tierra es capaz de tragarse como bien lo expresas.
¡Qué pequeños somos Carlos!, que grandes ostentamos ser a veces y en ese gesto hechos como los de Haíti nos eleva a simples marionetas del sistema.

Mi enhorabuena por esta entrada, me voy, seguiré con mis quehaceres y recordaré cuando esté en mi reunión de "políticos", que las marionetas también se las tragan la tierra, a ver si así dotamos de algo más de humanidad a nuestras propuestas políticas.

Buena lección que me llevo hoy .

Un abrazo de tu fiel seguidora.

fonsilleda dijo...

Bonito homenaje. "Y Dios estaba ausente", si, qué terrible.
Bicos.

subiela dijo...

Dios no avisa, pero sí ahoga.

saludos.

Lola Padilla dijo...

Vuelvo a visitarte, trabajo con un colectivo de personas con fibromialgia, hacemos diferente talleres de autoestima y control de emociones, debido a que esta enfermedad tiene un componente, animico-depresivo importante.
Entre los talleres quiero incluir un taller de poesía, opino que mis niñas (así las llamos aunque son mujeres de edad avanzada), tiene mucho que decir, que su enfermedad les ha despertado una parte sensible de ellas mismas y tienen derecho a saber expresarlo. Desearía que me dieras el permiso para contar con tu blog, podermo deshojar y tomarlo como referente. Siempre con tu aprobación.
Un placer descubrir tu espacio, tanta realidad y tanta belleza, a veces triste pero otras no.

Un saludo.

Lely Vehuel dijo...

LLego de paso,por este tu sitio que me hace sentir muy bien,me encuentro comodo de visitarte,este lugar tiene una buena vibracion,te seguire y demas esta decir que te espero por el mio,hasta pronto.

Stella Maris dijo...

Aysss, amigo!!, cuantos porque sin respuestas. Siempre he dicho que la naturaleza se cobraria todo aquello que el hombre en nombre de la ciencia hacia. Dolorosamente bello es tu poema.

Besitos de lluvia

Stella Maris

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias queridos, mil besos