Amigos de este Blog

martes, 2 de febrero de 2010

El enemigo en casa

Nunca pensó que podría encontrarse.
Todo lo parecido a la realidad
se le fue cayendo por los espejos.
Cada noche le era día
en el umbral de la almohada.

No sabía contar cuantas fueron sus lágrimas.

Ojos de tierra viva,
caminos sin fin de obra,
ruedos de sangre y silencio
hasta reventar la ilusión perfecta.

Una arruga más ya no tiene importancia.

Sobrevivió al colágeno y sus misterios.
Murió de sobre dosis de rimel
hasta que no pudo abrir sus ojos.

Ella que era bella
aún con sus arrugas.

Carlos Gargallo (c) "Maneras de morir"

9 comentarios:

Francisco Javier dijo...

El enemigo esta en todas partes y algunas veces no lo sabemos.

la_gaviota dijo...

hola carlos, pues la edad nos supera, el tiempo nos llega a todos nos envuelve en su misterioso manto del ocaso, un abrazo.

mariarosa dijo...

¡Uy Carlos, que profundo!

Las mujeres queremos sobrevivir a los años, hasta que en un momento nos cae la ficha... y comprendemos: las cosas son como son, pero en el fondo sentimos y somos mujeres, de eso no se escapa.

Mi aplauso.

mariarosa

J.Lorente dijo...

Es triste mirarnos y descubrir que no somos lo que fuimos o queremos ser, esa Realidad que se nos va cayendo por los espejos. Y seguirá siendo triste mientras el Ser Humano no acepte que es Bello por sí mismo, "aún con sus arrugas".

Un placer pasar por aquí, Paisano.

Armando dijo...

Hay personas que no saben sobrellevar el transcurso de los años y se afean con caretas esperpénticas.
Un saludo.

Lisandro dijo...

Cuentas como una historia de una dama a una ansiana en un abrir y cerrar de ojos.. en ese abrir y cerrar de ojos pude viajar en dichas letras!! me encantó!

jordim dijo...

las arrugas son como todo, tambien pueden ser bellas. bonitos versos.

RECOMENZAR dijo...

Fasinante tu texto me dejó la piel de gallina te lo confieso abrazos

Carmela dijo...

Movilizante poesía.
Es duro enfrentar los espejos y descubrir señales del paso del tiempo...
No es fácil despedirse de la tersura de la juventud.
Pero cada arruga es como una certificación de " vida vivida".
Una muestra , tal vez, de que no pasamos en vano ...
Y hay una cierta belleza en esas arrugas que surgen con la osadía de lo natural.