Amigos de este Blog

viernes, 15 de octubre de 2010

En algún lugar

En alguna parte
debe de haber alguien
que robó mi suerte.


Quizás un promotor de viviendas
cuando se llevó a Brasil mis ahorros.


Tal vez mi profesor,
aquél que defendía a las mujeres,
negaba las leyes y conducía borracho.

Quien sabe si todo es
porque la suerte, era una señora caprichosa
que un día decidió
                          cambiar de barrio.

Lo cierto es
                    solo me quedas tú,
te quiero con toda mi alma,
pero por favor, calla,
                               y no ladres más.


Carlos Gargallo (c)

5 comentarios:

Mercedes Pinto dijo...

Real, crudo y revelador poema. A cuántos le robaron la suerte... Gracias a que yo nunca creí en ella, tal vez por eso no la echo de menos.
Un abrazo.

María dijo...

Tenerla a "ella" ya es una gran suerte, sobre todo, porque siempre tendrás su cariño y jamás te pasará la cuenta.
Me gusta tu sutil crítica al momento en que vivimos.
Abrazos

J.Lorente dijo...

La Suerte es una Brújula Rota... Quien confía en ella, tiene escasas posibilidades de encontrar el Norte.

Y deja que ladre, hombre, no seas así... A lo mejor lo que ladra son poemas de Amor que no podemos entender.

Un Beso Extraviado, Carlos.

Galatea Santos dijo...

Creo recordar que deje un comentario...creo que si...Bueno, lo repito...

"Al menos que os quede cerca alguien...a ser posible que no nos ladre....que la vida ya es suficientemente ruidosa.."

Un saludo

My dijo...

Me hiciste sonreir.

Gracias ;)