Amigos de este Blog

lunes, 15 de octubre de 2012

Arde París

Arde París y llueve,
todo es diferente,
muchachas y muchachos
corren por las calles                    
de la revolución,
de la nueva revolución
que les llevará
al país, al planeta más fantástico

donde los Hombres
tienen de todo, comen de todo,
hacen el amor
cantando libertad, libertad.

Arde París
y la policía se vuelve loca,
los políticos
se arrojan por las ventanas,
los curas se desnudan
visten vaqueros
y llevan alzacuellos
color rosa o azul, o quizás
verde esperanza, sí, esperanza.

Arde París,

donde al fin, los homosexuales
se besan en las calles
sin nadie que los fusile,
donde las parejas de toda índole,
simplemente se besan y se besan
hasta agotarse.

Pero llueve, sigue lloviendo,

y aquel mayo francés,
aquellas llamas de un París que arde,
se apagó de repente.

¿Alguien tiene una cerilla
para volverlo a prender?

Carlos Gargallo (c)

6 comentarios:

paco kali dijo...

"Mi reino por una cerilla"
hace falta una revolución.
¿Quién la prenderá?
Quizás, o tal vez, empiece por
algún poema ¿Quien lo sabe. . . ?
Un "abracico mu fuerte y pa'lante"

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Y parece que fue ayer el Mayo del 68, entonces yo tenía 19 años.
Un abrazo desde Valencia, Montserrat

Doris Dolly dijo...

Carlos..." Arde Parìs "

Tus letras gritan deseos de Libertad!! como todo pedimos en cada paìs.
Me enorgullece vivir en Argentina... hay libertad de expresion, aunque algunos no lo reconozcan.

¡¡¡ interesante !!!

un beso

PiliMªPILAR dijo...

Como si ardiera Troya.
París, cercada por 'Madrides' al acecho apagó la llama.
Deberemos buscar cerillas, por prenderla de nuevo.

Gracias por volver, poeta Carlos.

Un abrazo

gabriela clavo y canela dijo...

Tal vez esos antiguos muchachos se fueron o se apagaron, pero han llegado otros, con nuevas ropas pero los mismos sueños, el mismo deseo de luchar... en fin, el poema me ha puesto melancólica y triste por los muchachos normalistas de Michoacán víctimas de la represión...
la sangre sigue siendo roja, independientemente de la vena.

Saludos desde Monterrey Nuevo León, en México, donde seguimos luchando cada día por no confundir los silbos de las balas con loas silbos de los pájaros.

g

CHARO dijo...

Pues yo tengo un mechero que os puedo dejar......en ese 68 me faltaban unos meses para cumplir los 18 y no hay nada mejor que tener años para sentirse totalmente libre......a veces nos esclavizamos voluntariamente nosotros mismos y después no podemos escapar hasta que alcanzamos una edad apropiada.Saludos cordiales...¡ah! me alegra un montón poder seguir leyendo tus poemas