Amigos de este Blog

martes, 13 de septiembre de 2016

NADA SIN TI

                               

Llegas amor, cuando la vida nada  me ofrecía,
tu eres rosa, yo, espinas. 

Que cada mañana amaneces  de rocío
húmeda tierra azulada
dando al tiempo sus minutos,
sus relojes encendidos,
y me ofreces todos los frutos dorados
de tu piel, la rojez de tus besos, millones de suspiros.

Nada había sin ti,
ni un sueño transformado en vida.


C. Gargallo (c)



2 comentarios:

Beatriz Ryden dijo...

De verdad a veces pienso, creo y siento que las letras transforman realidades, espero que no siempre seas espina, sería mejor que ambos fuesen uno solo y suspiraran al unísono.

jose dijo...

siempre con el corazón en la mano, amigo, siempre es un placer regresar, andar estos pasillos de la imaginación y sentir que nada está perdido.