Amigos de este Blog

miércoles, 8 de abril de 2009

A modo de elegía

Me sé discípulo de tus altares
cada vez que te clavo en mi pecho
cuando eres recuerdo revivido
y nostalgia bajo cada luminaria
que se queda encendida.
Salto de la cama a deshoras,
no puedo seguir deshabitado,
no siento aquella partida
sino el viaje tan temprano.
Quémame en la hoguera
de todo lo acontecido
que es como si al fin
yo también me fuera
entre sonetos desafinados.
Más, si pudiera
encontrar otra salida,
si la noche no me matara
como lo hace, poco a poco,
te juro que resistiría
hasta alcanzar aquellos pasos
que te trajeran a la vida.

Carlos Gargallo (c)

6 comentarios:

Marga Fuentes dijo...

Desolador y bellísimo poema, Carlos.
Espero que no te esté ocurriendo a ti, sino que, sólo sea producto de tu creatividad.
Un abrazo,

Poeta Carlos Gargallo dijo...

No te preocupes amiga, muchas cosas de las que escribo es culpa de esta creatividad loca que me invade. Un beso

§♫*€lisa*♫§ dijo...

así ha de ser
traer a la vida
sólo depende de cada uno dejarle entrar en la propia...lo demás vinen por añadidura:)

un muakis de sol

azpeitia dijo...

Sentimientos encriptados, como sueños...destinado a algo o a alguien...muy bellos...un abrazo de azpeitia

MiLaGroS dijo...

Precioso. Con fuerza y coraje. Salido del lugar más hondo, mas herido. Un abrazo. milagros

Adolfo Payés dijo...

Un placer leerte y descubrir gracias a vos tu blog, te visitare con mas frecuencia te sigo para ello y enlazo tu cuenta a mi blog..

saludos fraternos poeta

un agrado conocer tus versos.muy buenos por cierto..

un abrazo