Amigos de este Blog

jueves, 18 de junio de 2009

Reacción en cadena

Acaricio despacio los bordes de la vieja fotografía,
cumplen así mis dedos un ritual de años
en un vestigio de homenaje.
Guardo silencio, rememoro aromas maternales,
perfumes de azahar y jazmín
invadiendo las gotas del tiempo.
Me siento herido,
tan frágil,
que nada surge de las sombras
para poder consolar
esta reacción en cadena
de te quieros perdidos.

Ya ves, solo tu recuerdo me acompaña
desde este litoral sentimental
por donde navega la memoria de los días.

Carlos Gargallo (c)


12 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Muy bueno poeta.

Marina-Emer dijo...

Como tú escribes ...muy bonito poema pero a la vez muy original,te deseo buena noche
abrazos
Marina

Ana Márquez dijo...

El recuerdo, a veces, basta.

Buen poema, felicidades. Un abrazo

Profesor de apoyo dijo...

Es todo un placer visitarte pero sobretodo es un gran aprendizaje para mi porque puedo aprender como de un tema ordinario, lo conviertes en un extraordinario aporte al universo de la poesía

saludos desde México

Isabella Ros dijo...

RECUERDOS,la memoria se activa y fluyen,con sonrisas,lágrimas y en la pantalla el pasado se hace presente y navegamos herido en un tiempo que parece perdido.HERMOSO.PLACER LEERTE. SALUDOS.

César J. Valero dijo...

Hoy con las fotografías digitales, qué bordes podremos acariciar?
La humanidad entre ceros y unidades.

Jesús Arroyo dijo...

Una imagen sobre el velador, una mano voluntaria que sostiene su postura y recuerdos, solo recuerdos para mostrar el ayer.
Un abrazo, Carlos.

My dijo...

Te pido que vengas a dejar una rosa en mi blog para la madre de Noray..

Gracias siempre.

Un abrazo.

Estrella Altair dijo...

Esos recuerdos maternales... acompañan siempre... y ayudan.. en horas bajas.. y altas tambien..

Besos

Elizabeth dijo...

Muy bonita poesia, dulce y evocativa.
un abrazo

ESENCIA DE MUJER dijo...

Hola Carlos...yo tambièn muchas veces me encuentro acariciendo bordes de viejas fotos y mi mente se traslada muy lejos...veo pasar como una pelìcula esos momentos que nos hicieron felices en otros tiempos.

Abrazos y que tengas un bello fin de semana.
Marìa Laura.

MiLaGroS dijo...

Muy hermoso Carlos pero también te acompaña su amor. El amor no muere y menos el de una madre. Un abrazo