Amigos de este Blog

lunes, 14 de junio de 2010

Hay un nombre sentado, sin más

Hay un hombre sentado en un banco del parque,
llora en silencio y en el  silencio del parque
solo se escucha nada.

La sombra, su sombra, es la única sombra humana
que sigue tirada en el suelo,
las de los árboles,
hace ya horas que la noche las secuestró.

El dolor, el de su pecho,
cae a raudales por su chaqueta rala,
y alcanza la madera mugrienta
donde sentado, un hombre,
sin lágrimas ya,
-el último hombre despierto del parque-
inclina al fin la cabeza
y queda muerto por abandono
sobre un banco, en silencio,
                                              silencio, silencio,
en la bulliciosa ciudad.

Carlos Gargallo (c)

13 comentarios:

Regina Camps (invítame a vivir) dijo...

Saludos!

Taty Cascada dijo...

He visto tantos de esos hombres, todos terminan igual, solos, tristes y abandonados.
Un abrazo.

Geni dijo...

Me deja un nudo en la garganta,es hermosa y triste a la vez.
Besitos querido amigo.

M. Angel dijo...

Hola Carlos, tu poesia encoge el corazón por el contenido de la misma. Bellos tus versos, cantando a la realidad de la vida

Abrazo sincero
M. Ángel

Armando dijo...

Estremecedor poema. Cuantos hay que duermen su soledad en los parques y en cualquier rincón de nuestras ciudades y tantos que mueren en soledad.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Cuántos habrán tenido este triste final... Desolador este poema.
Un abrazo.

*Luna dijo...

Triste texto cielo
un beso

J.Lorente dijo...

Imagino que la mayoría de tus lectores se inclinarán a sentir compasión por ese hombre que muere solo y en silencio entre el bullicio de la ciudad... No olvidemos que en el fondo todos moriremos solos y en silencio. (Ya que hablamos de poesía, claro).

Lo que para mí pone de manifiesto este poema es la falta de Humanidad y Comunicación, cada día más evidente, que acompaña al Ser Humano. Tal vez era necesaria la Soledad de ese Hombre para que nos demos cuenta de lo infinitamente antisociales e irracionales que podemos llegar a ser.

Un Abrazo, Paisano... Hermoso Poema.

Maria Rosa dijo...

El hombre triste y solitario como el de mis relatos!!
Que bien dices las cosas!!
un abrazo
María Rosa

Elena dijo...

Si el silencio hablase una sola noche.... cuantas historias nos contaría.
Hermoso poema.
Besotes

Isabel dijo...

y nadie se para, no nos paramos, tal vez miramos de soslayo y enseguida nos olvidamos, sería una temeridad pensar que nos podía pasar en carne propia, pues pasa.

mis saludos

Juanjo Almeda dijo...

Leyendo este triste (Y bello) poema, me han venido imágenes de un parque que conozco en Málaga y he imaginado a sus ficus centenarios como esos árboles que cuentas.
Un abrazo Carlos.

Dejame un Poema dijo...

Hermoso y bello poema con una tristeza que enconje el alma, que triste final lo mato la soledad.
es un placer visitar tu blog , me encanto.
besitos para ti