Amigos de este Blog

domingo, 2 de octubre de 2011

Los ecos perdidos

Para escuchar los ecos perdidos en el tiempo,

no necesito intérpretes que me los recuerden,

ni aviones con colores grises

rompiendo la barrera del sonido.

Tan solo mirar aquellas fotos

donde se nos perdió el color

quedando como grises nubes de tormenta;

respuestas de silencio,

amores a cal y canto

flotando en la deriva del desierto.



Para escuchar aquellos ecos;

prefiero el tañido  de la campana

que vibra por los horizontes,

anunciándonos,

   anunciándonos desde el pasado

por la brisa oculta de aquellos besos.



Carlos Gargallo (c)

14 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Desde Vakencia te felicito por este Poema.
A mi me encantan las viejas fotografías guardadas en cajas, así todas revueltas in cluso mezcladas con las más actuales.
Besos, Montserrat

EMBRUJO dijo...

hola carlos tiempo hace que no asomaba a tu rincon este poema es la sinceria en palabras, solo con una fotografia el recuerdo se hace dueño del eco que en los pensamientos llegan con la claria que trae el pasao besitosss

Lapislazuli dijo...

Verdad y nostaglia en el poema, las fotos son un recuerdo que puede destieñirse pero no desaparece. Un abrazo

josep dijo...

Hola Carlos, paso por tu rincón para saludarte y disfrutar del hermoso poema con que nos has obsequiado a tus seguidores de verdad que es bello y emotivo. Yo personal mente soy un enamorado de las fotos antiguas y tengo una buena colección por que me encantan
tanto personas como paisajes ciudades todo al igual que el cine de principios de siglo.
Te deseo lo mejor junto a un gran saludo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Carlos:

El amor, al igual que una sonrisa, significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien lo ofrece. No siempre dura todo cuanto quisiéramos pero su recuerdo, a veces, nunca se borra. Por contra sí se pierden los colores alegres y las imáges se convierten en blanco y negro, como nubes borrascosas en cielo medio abierto.

Bonito poema, gracias por brindárnoslo.

Con estima,
Cris.

Adriana Gutiérrez Espinoza dijo...

Bello poema, los recuerdos no necesitan de los sentidos para hacer su aparición, podemos ver sin los ojos, tocar sin las manos, porque permanecen aquí con nosotros.
Estan sin ser, y son sin estar.
Saludos...
Adriana.

M.Flores dijo...

Tus versos tiene mucha esencia y una excelente calidad.
Ha sido tod un acierto encontrame con tu blog.
Saludos desde Granada.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...los ecos,aunque sean secos CARLOS
son un excelente recordatorio...
bello poema,amigo recibe un fuerte
abrazo :


J.R.

PiliMªPILAR dijo...

"donde se nos perdió el color
quedando como grises nubes de tormenta"
¿Cómo recuperar todo un arco iris si ya arrastró consigo los destellos de amor?
Alguien más, igual, ha de preferir el "Tañer" de una campana...
¡Qué remanso, leer tu poético blog!
Un abrazo.

Ross Yta dijo...

Precioso y triste paisaje. Es difícil unir ambas cosas con excelencia sin rozar ni tan siquiera lo empalagoso o la lágrima fácil que tanto está de moda.
Un saludo y enhorabuena por tus éxitos!

。♥ Smareis ♥。 dijo...

Quanta beleza nesse poema.Ouvir as vezes ecos perdidos no tempo nós faz muito bem. Parabéns pelo versos. Ótima semana!

Smareis

Mamen dijo...

Alguien dijo una vez: "Es mejor haber amado y haber perdido, que no haber amado nunca". Estoy completamente de acuerdo con ello, aunque el amor que se fue nos duela, siempre nos quedarán bellos recuerdos y la hermosa experiencia vivida, que es mil veces preferible a no haber sentido nunca el inmenso sentimiento del amor.

Un poema realmente precioso e impecablemente escrito, que ha dejado en mí una dulce sensación de nostalgia.

Muchísimas gracias por visitar mi blog y por seguirme. A partir de ahora yo también te sigo, no lo dudes.

Un abrazo enorme.

don Gerardo de Suecia dijo...

Gracias po el poema! Aquí uno que hice en una gira de bicicleta temprano por una mañana en el verano:

Soy un hombre viejo
y el futuro nunca ha sido tan cerca.
Pero hago giras en bicicleta.
Temprano por la mañana
con las zanjas pasando al lado.
Las vacas me miran con sorpresa
entre telarañas de arañas
pensando hay hombres extrañas...
Telarañas hiladas con tanto trabajo,
miles y miles en prados y campos
cubiertas de rocío como faroles de gris.
Veo las grullas en gris y negro
que trotan majestuosas.
Y todo en gris de humedad y niebla
una mañana fresca para gente fuerte.
Paso fincas con cabras con barba larga,
cabras con aparición lista.
Y las ovejas blancas descansan en la roca
me miran también, piensan hay gente loca...
¡Y todo pasa cuando tú duermes en la cama!
Y veo los gansos que se reúnen en grupos
y que nos van a abandonar.
El otoño se acerca...
Un corzo aparece...
Tú duermes en la cama y el futuro,
nunca ha sido tan cerca.

Heuristica dijo...

Los ecos que no se van, ni se quedan pero suenan,Me gusta¡¡