Amigos de este Blog

miércoles, 4 de marzo de 2009

Daños colaterales

Tras esta soledad
queda mucho tiempo
para repartir.

Hay un tumulto de gentes
calle abajo,
una disciplina de normas
y decretos que ahogan,
el dedo dictador
que siempre señala,
la mano asesina
que no perdona,
la sombra espiando
en cada esquina,
los desaparecidos
secuestrados,
las madres que lloran.
Una bomba en un colegio,
otras, más allá en hospitales,
los ministros en el refugio,
el pueblo llano inerte, apilado
entre ladrillos y asfalto,
por caminos y por campos
en una lista de daños colaterales.

Carlos Gargallo (c)

5 comentarios:

Brétema dijo...

Ahora son daños colaterales, le llaman así. Mañana tal vez esas dos palabras: "daños colaterales", terminarán despareciendo del lenguaje, al menos eso espero. Las palabras desaparecen si nos olvidamos de pronunciarlas, pierden su valor. Deberían de desaparecer muchas palabras, demasiadas... quizás esa sea nuestra gran esperanza. Un saludo, Grupo Brétema

LO QUE QUEDA ATRAS dijo...

LO PEOR ES QUE ASIMILAMOS LA TERMINOLOGIA Y CONSIGUEN QUE LA USEMOS CON NORMALIDAD, CUANDO LAS PALABRAS SON MUERTE, ASESINO, ASESINOS, ASESINADOS, VICTIMAS, TERROR.
UN SALUDO

Jesús Arroyo dijo...

Carlos:
Me gusta el comienzo.
No es fácil esa llamada de atención en las primeras líneas y esto hace seguir con cierto interogante.
Un saludo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Cierto por desgracia, nos habituamos a ver muerte y se hace cotidiano, que pena.Un abrazo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias Jesús por tu comentario, en un placer recibirlo, un abrazo.